viernes, 1 de febrero de 2008

EL bloqueo

Es una dura palabra pero mi situación actual me ha inspirado estas lineas.
Llevo bastante tiempo sin escribir. Me cuesta mucho encontrar el tiempo y he descubierto que escribiendo a ratos solo genero basura.
No es la primera vez. En estos momentos me planteo mi calidad, mi vocación...

Así que dejo aquí un dos por uno. Por un lado es abro una pequeña tertulia para que conteis como os enfrentáis al tan temido bloqueo (hay quien no cree en estas cosas) y por otro lado puede ser una propuesta para nuestros propios escritos que hace tiempo que no proponemos ningún tema. Y se supone que esto es un taller participativo.

1 comentario:

Esther dijo...

Siempre hay algo que contar. No es necesario contar grandes historias. Lo verdaderamente importante es cómo contarlas. Es posible que el bloqueo no exista como tal. O sabes lo que quieres decir o no lo sabes. El problema, repito, y lo complicado es cómo lo dices.

Tan sólo una imagen puede desencadenar ese proceso. Y si no sale, pues a otra cosa mariposa. Ya vendrán las palabras. Guarda las ideas, las imágenes, los recuerdos, los sueños, y deja de pensar en ese "bloqueo". Disfruta con cada historia. Qué más da si es buena o es mala. Escribe Job, escribe. La basura es buena, se recicla :-) ¿no?